R A S A B A D Ú

martes, febrero 12, 2013:



El 2 de febrero de 2003 fue creado, pero tuvo su primer posteo dos días después. Lo primerito que puse fue una cita de Oficio de Tinieblas 5, una ¿novela? bien rara de Camilo José Cela que leía en esos entonces sin entender nada pero gozando el ritmo, la locura y la desfachatez para juntar eso y presentarlo en un libro.

La plantilla es la misma desde que empezó, pero modificada con mis pobres conocimientos de html. Recuerdo la emoción que me dio cuando le pude poner las imágenes al azar que encabezan los posteos. También tuvo un playlist con unas 150 canciones que fui subiendo con los años, pero hace un par de meses dejó de existir mixpod.com, el sitio que regalaba la aplicación de reproductor de música. Huelga decir que la mayoría de las aplicaciones de ahora no son compatibles con mi plantilla neardental. Con los navegadores Firefox y con Chrome se ve completo, con Explorer no se ve ni la segunda ni la tercera columna. No se pierde mucho, la primera columna es el alma de este lugar (lo otro es para compartir mi trabajo como escritor). Con ésta, tiene 982 publicaciones, que son bien pocas si se consideran los 10 años. Leyéndolo, me parece curioso ver cómo he ido creciendo. Antes de este blog, tuve una página en la extinta gratisweb.com, creada por 1998 o 99. 

En fin, para festejar (puff, soy bien reventado...), les comparto este caso de contacto extraterrestre que pertenece al libro Ellos, los dueños invisibles de este mundo (o La Granja Humana), de Salvador Freixedo. Lo leí cuando tenía unos 10 años. Resulta que por alguna extraña razón, mi hermano (2 años mayor que yo) tuvo una época de lector de Salvador Freixedo. Recuerdo que tenía como una docena de obras de Freixedo (y también era incha de Los Ates del Morelia, hoy Los Monarcas del Morelia. Afortunadamente esa afición no se me contagió). Casualmente hojeaba sus libros y en una de esas ocasiones leí una de las historias que más me marcaron para ser escritor de cosas raras. 22 años después sigo recordando las emociones que me despertó. No es presentado como un cuento, sin embargo, al margen de que sea o no sea auténtico este contacto, es una gran historia (si estuviera mejor narrado, sería maravilloso. También me parece una gran historia este hechizo: Dos Diablillos, tomado de El libro infernal). Se los comparto:




Caso Nº 2 EL JUGUETE IMPOSIBLE
(Salvador Freixedo)

Narraré este caso tal como me lo contó el mismo testigo, que únicamente me dio permiso para hacerlo tras muchas vacilaciones y con la condición estricta de que omitiese todos los detalles que pudiesen llevar a alguien a su identificación.
Hace unos años, hechos como éste eran los que hacían perder credibilidad al fenómeno OVNI y desanimaban a los investigadores que se consideraban a sí mismos «científicos». Sin embargo hoy, después de 30 años largos, los investigadores más despiertos, y en cierta manera la opinión pública, están ya más preparados para aceptar este aspecto paranormal del fenómeno, lo mismo que se van convenciendo de sus muchos aspectos parafísicos que tanto intrigan y hasta malhumoran a los conocedores de las ciencias físicas.
Omitiré por lo tanto nombres y ubicaciones, tal como me lo pidió el contacto, quien bastante ha tenido ya que sufrir con haber sido testigo mudo por tantos años de hechos tan alucinantes e «imposibles».
Hace algo más de 45 años, cuando nuestro testigo (al que en adelante llamaremos Julio) tenía menos de 10 años de edad, vio encima de sí, en una región en la que siempre ha existido una gran actividad ovnística, algo que flotaba en el aire como a unos 20 metros de altura. Por supuesto que él no tenía idea de lo que era aquello, pues nunca en su vida había oído hablar de semejante cosa, pero su ingenuidad de niño campesino, junto con la natural curiosidad de su edad, lo impulsaron a interesarse por averiguar qué era aquella cosa extraña que flotaba en el aire.
En vez de huir o asustarse se dedicó a observar. Al cabo de un rato sintió que de arriba lo alzaban y en pocos instantes se vio dentro de una habitación circular, con una luz «que no era como la del Sol» y rodeado de objetos y cosas que no sólo no le eran familiares, sino que eran totalmente distintas de todo lo que él había visto hasta entonces.
Aún no había salido de su asombro cuando vio una niña como de unos seis años que vino hacia él muy sonriente y en ademán de jugar y efectivamente en seguida empezó a enseñarle todos los juguetes que ella tenía en aquella casa tan rara.
Julio observaba todo con mucha atención, y aunque se daba cuenta de que estaba viendo cosas que nada tenían en común con lo que él había visto hasta entonces, en la humilde casa de sus padres o en cualquier otro sitio, no estaba atemorizado y sí genuinamente interesado en todo lo que le estaban enseñando. La niña siguió mostrándole sus juguetes hasta que llegó a uno que será el objeto central de este caso.
El juguete era una caja pequeña de unos 20 x 20 x 10 cms. y no tenía nada por fuera que indicase sus enormes potencialidades. La niña ponía sus pequeñas manos sobre ella y en seguida se empezaba a formar en la parte superior de la caja una especie de vapor hecho de muchas luces, que giraba vertiginosamente, hasta que casi de repente aparecía ante ellos una criatura pequeña, humanoide, como de un metro de altura y una inteligencia semejante a la de un mono. No hablaba y parecía estar muy extrañada del lugar en que se encontraba de repente, como si la hubiesen traído allí contra su voluntad.
La niña era capaz de sacar de la caja cuantas criaturas quería, todas semejantes a la primera, y todas le obedecían sin chistar incluso cuando las volvía a meter, haciéndolas desaparecer dentro de la caja de la misma manera misteriosa como las había sacado. Primero las convertía en una especie de vapor, que repentinamente se precipitaba por una pequeña rendija hacia dentro. Digo que las hacía desaparecer dentro de la caja porque las criaturas evidentemente no cabían dentro, aunque hubiese habido una sola. Daba más bien la impresión de que se desmaterializaban.
Julio pasó un gran rato allá dentro conversando con la niña y viendo las muchas cosas que ella le enseñó, hasta que llegó la hora de irse. Entonces la niña le dijo si quería quedarse con la caja, porque él había mostrado mucho entusiasmo cuando la veía sacar de ella con tanta facilidad aquellos «monitos». Sin pensarlo mucho le dijo que sí y ella se la dio.
Lo bajaron de la misma manera que lo habían subido, y he aquí a Julio poseedor de algo que desde aquel momento se iba a convertir en el centro y en la preocupación de toda su vida.
Naturalmente guardó con gran celo su misteriosa caja y hasta la escondió de miradas demasiado inquisidoras, pero no hizo de ello un secreto inviolable. Gozaba mucho mostrándosela a escondidas a sus amiguitos y recuerda que hacía una especie de pequeño circo (para cuya entrada cobraba un centavo) en el que sacaba alguna de aquellas criaturas de la caja ante el asombro de sus pequeños compañeros de escuela.
Las personas mayores nunca asistían a aquellas «fantasías» de muchachos y hacían en pequeño lo que la sociedad hace en grande: si alguno de sus hijos les contaba lo que había visto, simplemente lo achacaban a «imaginaciones de niños». Aunque también es cierto que Julio nunca sacaba ningún monito cuando había algún adulto presente.
Esto contribuyó a la idea de que todo eran «cosas de muchachos».
Pero sucedió algo inesperado. La niña le había explicado bien a Julio cómo tenía que hacer para volver a meter los «monitos» dentro de la caja, pero Julio, a pesar de que lo intentaba no lo lograba. Las criaturas, en cuanto salían de su asombro inicial, se quedaban durante un tiempo al lado de la caja, como esperando las órdenes de Julio, pero dando muestras de un gran nerviosismo. Más tarde, cuando éste intentaba volverlas a meter y no lo lograba, repentinamente se iban, a una velocidad vertiginosa, y se perdían entre la maleza.
Estas criaturas se convirtieron bien pronto en una pesadumbre para Julio, porque lejos de desaparecer comenzaron a molestarlo y a amargarle la vida. Primeramente cuando él, mediante la imposición de las manos sobre la caja las hacía salir de dentro, las criaturas no salían de una manera tan fácil y natural como lo hacían con la niña, sino que, por el contrarío, cuando se materializaban delante de sus ojos, se mostraban contrariadísimas como si hubiesen sido traídas a la fuerza de otro sitio y comenzaban a mirar a todas partes y a dar señales de gran intranquilidad buscando por dónde huir, y de hecho lo hacían en cuestión de segundos, con unos movimientos eléctricos, sin que se dejasen agarrar ni tocar de nadie.
Más bien se mostraban hostiles a la gente, aunque la gente mayor parecía no verlos. Sin embargo, los niños y los animales, sobre todo los perros, los veían muy bien y huían a toda velocidad ante ellos.
Al cabo de un tiempo estas criaturas comenzaron a acercarse a la casa de Julio y a todas horas merodeaban por los alrededores. A veces se acercaban a él (la única persona con la que hacían esto) y hasta llegaban a tocarle, mostrando muy poco respeto por él: hasta se atrevían a hacerle bromas muy rudimentarias y de mal gusto.
Durante años, cuando Julio iba de un lado a otro por el campo, ellos lo acompañaban, aunque siempre a cierta distancia. La gente no los veía pero, como dije, los animales sí, y se alejaban en seguida cuando ellos se acercaban, dando señales de gran miedo o inquietud.
Julio no sabía qué hacer, y esto a lo largo de los años se ha convertido en un calvario para él, pudiendo decirse que ha marcado fatídicamente toda su vida.
En la actualidad él ya no tiene la caja consigo; la arrojó al mar amarrada a una piedra, muy lejos de la orilla, porque parece que lo que atraía a las criaturas era la caja y de hecho hace tiempo que éstas ya no lo visitan.
En un determinado momento de nuestra larga conversación —aunque posteriormente lo he visitado más veces— me dijo Julio con acento apesadumbrado:
«Créame, lo que yo quisiera es morirme.» A mi pregunta de por qué, me contestó, siempre con el acento de un hombre que lleva encima de sí un gran peso o una gran preocupación:
«Ya no quiero ver más cosas extrañas. Lo que quiero es descansar.» Todo esto me dejó con muchos interrogantes en la cabeza. En realidad, me dio la impresión de que aún tenía más cosas que decir, que se reservaba, y que ellas eran las que le causaban todo ese cansancio de vivir.
Él relaciona estas criaturas con ciertas desgracias que han sucedido por aquella región y cree que son capaces de hacer mucho mal y que de hecho lo hacen algunas veces. Según parece, en la actualidad merodean cerca de un lugar en la montaña, en donde por un tiempo tuvo escondida la caja, y es peligroso para la gente acercarse por allí. Me mencionó en concreto varias muertes que él creía habían sido causadas por ellos.
Aunque hace ya bastantes años que hizo salir a la última criatura de la caja, da la impresión de que está preocupado y apesadumbrado por las más de cien que hizo salir y que ahora pueden convertirse en una amenaza pública. Me pareció que se sentía culpable de haberlas traído a este mundo, pues se ve que las criaturas son forzadas a venir a un sitio en donde se sienten fuera de su ambiente y están como penando, sin encontrar cómo volver a su mundo, y él tampoco puede hacer nada.
Éstas no son las únicas aventuras de Julio como contactado del más allá. Aparte de estos seres misteriosos, Julio ha estado en varias ocasiones en contacto con naves de otros mundos y con sus tripulaciones. Pero sobre todo me contó algo que es de un gran interés para la temática general de este libro y que veremos aflorar de nuevo en capítulos posteriores.
Para los desconocedores del tema y para los incrédulos sistemáticos es algo que resta credibilidad a todo este asunto, pero para los que hace años andamos en esto, es algo que, por el contrario, la acrecienta.
Julio me contó con gran reserva que en dos ocasiones ha sido forzado a tener actos sexuales con mujeres extrañas, que aunque se parecían mucho a las humanas, no eran sin embargo exactamente como ellas. Uno de estos incidentes que se produjo en lo alto de una montaña, tiene algún parecido con el caso clásico de Vilas Boas, en Brasil, aunque en el caso de Julio todo sucedió fuera y no dentro del OVNI.
El lector podrá pensar que todo esto son fantasías, pero Julio tiene testigos, si no para probar que todos los detalles de lo que dice son absolutamente ciertos, sí para atestiguar que los OVNIS pasan a escasos metros del techo de su casa cuando él dice que van a pasar y algunos otros hechos extraños. Su mujer y dos de sus hijas así me lo atestiguaron y me describieron cómo era el objeto que pasó a cámara lenta a muy pocos metros de la azotea de su casa. Otros vecinos pueden atestiguar lo mismo.
En cuanto a los «muñecos» de la caja, todavía queda algún sesentón que se acuerda de ellos. Dos años más tarde de haber recibido estas confidencias de Julio consulté mi libreta de notas, donde tenía apuntados los datos concretos que él me había dado. Allí estaba el nombre de uno de sus amigos de la infancia que había visto en varias ocasiones cómo él sacaba aquellas criaturas de la caja. Julio sabía que vivía en un barrio específico de una ciudad distante como unos sesenta kilómetros, y me dio un detalle concreto por el que se podía localizar. Me dijo que él había perdido todo contacto con esta persona desde hacía muchos años, pero yo me decidí a buscarlo y corroborar así tan extraña historia.
Me tomó casi un día entero dar con el, pero por fin lo encontré. Le hablé de su infancia, de su pueblo natal y de Julio.
En cuanto se lo nombré y le pregunté si recordaba el circo que montaba, sonrió y moviendo la cabeza con un ademán de incredulidad dijo rotundamente:
—Aquel cabrón no sé cómo lo hacía.
—Pero ¿qué hacía? —dije yo.
—Tenía una caja de zapatos de la que sacaba unos monos, que la primera vez que los vi delante de mí, dispensando, me lo hice por los pantalones.
—¿Y se acuerda cómo eran?
—Mire usted. Yo era muy niño. Y me fui muy pronto de aquel pueblo. De eso hace como 50 años y apenas si me acuerdo. De lo que sí me acuerdo es que yo los vi en sólo dos ocasiones, y me dieron tal miedo que por la noche soñaba con ellos y me despertaba llorando y me iba corriendo a la cama de mis padres. Y como esto pasó varías veces ellos me prohibieron andar con Julio.
—Pero ¿cómo eran aquellos monos? —insistía yo.
—No recuerdo bien. Casi no me atrevía a mirarlos. Eran tan altos como yo y feísimos, con unas orejas en punta. Y se movían a una velocidad que a veces desaparecían de la vista. Era como si fuesen eléctricos.
—¿Y qué pasaba con ellos?
—Pues no sé decirle.
—¿Y cómo los podía sacar de una caja de zapatos, si eran tan altos como usted?
—Eso me pregunté después muchas veces. Entonces era tan pequeño que no me lo cuestionaba, aparte del mucho miedo que les tenía. En cambio había otros muchachos algo mayores que le decían que -sacase más. Aunque tampoco debía de parecerles raro lo que hacía.
Apenas si le pude sacar más datos. Pero lo que me contó fue suficiente para convencerme que lo que Julio me había narrado no eran invenciones suyas.
Posteriormente, después de haber escrito las líneas anteriores y en el mismo país en que reside Julio, he entrado en contacto directo y asiduo con una persona, gran investigador de estos fenómenos, que me ha corroborado en muchísimos detalles muchas de las cosas que Julio me ha contado, con la particularidad de que esta persona no conoce a Julio ni tiene noticia alguna de las cosas que le han sucedido.
Esta persona, cuya casa está bastante aislada en la montaña, ha visto en muchas ocasiones a unos extraños seres que en líneas generales coinciden con los de Julio; y no sólo los ha visto, sino que ha empezado a tener alguna relación con ellos, a pesar de que le he advertido que a la larga es peligroso para los humanos relacionarse con este tipo de criaturas.



Édgar Omar Avilés // 2/12/2013 05:44:00 p. m.
______________________


This site is powered by Blogger because Blogger rocks!










*¿QUÉ HAY DETRÁS DEL BIOMBO?


PERFIL
rasabadu@hotmail.com

+SEGUIR ESTE BLOG+

*+* RASABADÚ TV *+*

CUENTO MIOS EN LA RED

*A pasos de la cima
*Helado de nuez y pistache
*Las entrañas de las legiones
*Genaro
*Vida Extra
*Velázquez
*La Manzana
*La última batalla de los ancianos
*El secreto del Sol
*Jonathán
*El Deunkoza
*Desdoblamiento
*Encierro
*El Remedio
*Instrucciones para soplar burbujas
*Tríptico de la tiniebla


¿QUÉ HAY EN EL AYER?


¡PRUEBA TU SUERTE CON UN POST AL AZAR!


O elige una semana de posts:
456 - 455 - 454 - 453 - 452 - 451
450 - 449 - 448 - 447 - 446 - 445
444 - 443 - 442 - 441 - 440 - 439
438 - 437 - 436 - 435 - 434 - 433
432 - 431 - 430 - 429 - 428 - 427
426 - 425 - 424 - 423 - 422 - 421
420 - 419 - 418 - 417 - 416 - 415
414 - 413 - 412 - 411 - 410 - 409
408 - 407 - 406 - 405 - 404 - 403
402 - 401 - 400 - 399 - 398 - 397
396 - 395 - 394 - 393 - 392 - 391
390 - 389 - 388 - 387 - 386 - 385
384 - 383 - 382 - 381 - 380 - 379
378 - 377 - 376 - 375 - 374 - 373
372 - 371 - 370 - 369 - 368 - 367
366 - 365 - 364 - 363 - 362 - 361
360 - 359 - 358 - 357 - 356 - 355
354 - 353 - 352 - 351 - 350 - 349
348 - 347 - 346 - 345 - 344 - 343
342 - 341 - 340 - 339 - 338 - 337
336 - 335 - 334 - 333 - 332 - 331
330 - 329 - 328 - 327 - 326 - 325
324 - 323 - 322 - 321 - 320 - 319
318 - 317 - 316 - 315 - 314 - 313
312 - 311 - 310 - 309 - 308 - 307
306 - 305 - 304 - 303 - 302 - 301
300 - 299 - 298 - 297 - 296 - 295
294 - 293 - 292 - 291 - 290 - 289
288 - 287 - 286 - 285 - 284 - 283
282 - 281 - 280 - 279 - 278 - 277
276 - 275 - 274 - 273 - 272 - 271
270 - 269 - 268 - 267 - 266 - 265
264 - 263 - 262 - 261 - 260 - 259
258 - 257 - 256 - 255 - 254 - 253
252 - 251 - 250 - 249 - 248 - 247
246 - 245 - 244 - 243 - 242 - 241
240 - 239 - 238 - 237 - 236 - 235
234 - 233 - 232 - 231 - 230 - 229
228 - 227 - 226 - 225 - 224 - 223
222 - 221 - 220 - 219 - 218 - 217
216 - 215 - 214 - 213 - 212 - 211
210 - 209 - 208 - 207 - 206 - 205
204 - 203 - 202 - 201 - 200 - 199
198 - 197 - 196 - 195 - 194 - 193
192 - 191 - 190 - 189 - 188 - 187
186 - 185 - 184 - 183 - 182 - 181
180 - 179 - 178 - 177 - 176 - 175
174 - 173 - 172 - 171 - 170 - 169
168 - 167 - 166 - 165 - 164 - 163
162 - 161 - 160 - 159 - 158 - 157
156 - 155 - 154 - 153 - 152 - 151
150 - 149 - 148 - 147 - 146 - 145
144 - 143 - 142 - 141 - 140 - 139
138 - 137 - 136 - 135 - 134 - 133
132 - 131 - 130 - 129 - 128 - 127
126 - 125 - 124 - 123 - 122 - 121
120 - 119 - 118 - 117 - 116 - 115
114 - 113 - 112 - 111 - 110 - 109
108 - 107 - 106 - 105 - 104 - 103
102 - 101 - 100 - 99 --- 98 --- 97
96 --- 95 --- 94 --- 93 --- 92 --- 91
90 --- 89 --- 88 --- 87 --- 86 --- 85
84 --- 83 --- 82 --- 81 --- 80 --- 79
78 --- 77 --- 76 --- 75 --- 74 --- 73
72 --- 71 --- 70 --- 69 --- 68 --- 67
66 --- 65 --- 64 --- 63 --- 62 --- 61
60 --- 59 --- 58 --- 57 --- 56 --- 55
54 --- 53 --- 52 --- 51 --- 50 --- 49
48 --- 47 --- 46 --- 45 --- 44 --- 43
42 --- 41 --- 40 --- 39 --- 38 --- 37
36 --- 35 --- 34 --- 33 --- 32 --- 31
30 --- 29 --- 28 --- 27 --- 26 --- 25
24 --- 23 --- 22 --- 21 --- 20 --- 19
18 --- 17 --- 16 --- 15 --- 14 --- 13
12 --- 11 --- 10 ---- 9 ----- 8 ---- 7
6 ---- 5 ----- 4 ----- 3 ----- 2 ----- 1


UTILERÍAS


OTRAS VIDAS VIRTUALES


Este blog se ve mejor con Firefox

www.flickr.com
Éste es un módulo Flickr que muestra fotos o videos públicos de Édgar Omar Avilés. Crea tu propio módulo aquí.


*****************











No respiramos: Inflamos fantasmas, Ed. Posdata /Conaculta, 2014.

La VALÍStica de la Realidad, Ed. Secretaría de Cultura de Michoacán, noviembre 2012. (Premio Michoacán de Ensayo "María Zambrano" 2012)

Cabalgata en Duermevela, Ed. Tierra Adentro, 2011. (Premio Nacional de Libro de Cuento Joven "Comala" 2011)

Luna Cinema, Ed. Tierra Adentro, 2010. (Premio Nacional de Libro de Cuento "San Luis Potosí" 2008)

Embrujadero, Ed. Secretaría de Cultura de Michoacán, 2010. (Premio Michoacán de Libro de Cuento "Xavier Vargas Pardo" 2010)

GUIICHI, Ed. Progreso, Mayo 2008, novela corta (Recomendado como lectura por IBBY-México en 2010.)

RESEÑAS: javascript:void(0)
Disponible en librerías:
La Noche es luz de un Sol Negro, Ed. Ficticia, Septiembre 2007 (Mención honorífica el Premio Nacional de Libro de Cuento "Agustín Yáñez" 2004).

RESEÑAS:
Disponible en librerías:
EDUCAL

(Morelia, Michoacán, México, 1980). Maestro en Filosofía de la Cultura (UMSNH), licenciado en Comunicación (UAM-X), y diplomado en la Escuela de Escritores (SOGEM).
Autor de cuatro libros de cuentos: Cabalgata en Duermevela (Ed. Tierra Adentro, 2011. Premio Nacional de libro de cuento Joven "Comala" 2011), Luna Cinema (Ed. Tierra Adentro, 2010. Premio Nacional de Libro de Cuento de Bellas Artes "San Luís Potosí" 2008), Embrujadero (Ed. Secretaría Michoacana de Cultura, 2010. Premio Michoacán de Libro de Cuento "Xavier Vargas Pardo" 2010) y de La Noche es Luz de un Sol Negro (Ed. Ficticia, 2007. Mención de honorífica en el Premio Nacional de Libro de Cuento Agustín Yáñez 2004, de una novela: Guiichi (Editorial Progreso, 2008) y de un libro de ensayo "La VALÍStica de la realidad (abordaje de lo real en la novela VALIS, de Philip K. Dick (Ed. Secretaría Michoacana de Cultura, 2012. Premio Michoacán de Ensayo "María Zambrano" 2012).
También ha ganado los premios de cuento "Magdalena Mondragón" 2006, Premio Binacional de Cuento México–Québec 2003, premio de Cuento Breve de la Revista Punto de Partida 2002, entre otros. Está seleccionado en una veintena de antologías, entre ellas en las ediciones 2004 y 2005 de Los Mejores Cuento Mexicanos (Editorial Joaquín Mortiz). Becario de Jóvenes Creadores del FONCA 2009-2010 (en cuento), y 2011-2011 (en novela). Premio al Mérito Artístico Juvenil de Morelia 2007 y de Michoacán 2009. Premio a la Trayectoria Literaria “José Tocavén Lavín” 2010 .



PUBLICACIONES EN ANTOLOGÍAS


Bella y Brutal Urbe, Ed. Resistencia, 2013, antólogo.

Antes de que las letras se conviertan en arañas, Ed. Instituto Mexiquense de Cultura, Agosto 2006, antólogo.

Revista Punto de Partida: Nueva narrativa michoacana, Ed. Punto de Partida, 2013. Selección y prólogo.
El canto de la salamandrea, Ed. Arlequín, 2013, Rogelio Guedea.
Lados B 2013, Ed. Nitro/Press, 2013, Mauricio Bares.
Alebrije de Palabras, Ed. BUAP, 2013, José Manuel Ortiz Soto y Fernando Sánchez Clelo.
Minibichario, Ed. Ficticia, 2012, José Manuel Ortiz Soto.
Dulces batallas que nos aninam la noche, Ed. Colectivo Paracaídas, 2011, Alejandra Quintero.
Turbulencia Dosmilonce, Ed. Ficticia, 2011. Antólogo: Alfredo Carrera.


Lenta Turbulencia, Ed. Jus, 2010. Atahualpa Espinosa, Alfredo Carrera, Luis Miguel Estrada y Édgar Omar Avilés


Los Viajeros, Ed. SM, 2010. Antólogo: Bernardo Fernández BEF


Negras intenciones, Ed. Jus, Noviembre 2009. Antólogo: Rodolfo J.M.


Letras en Guardía IV, Ed. SSP y Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, Noviembre 2009. Antólogo: Atahualpa Espinosa.


Yo no canto, Ulises, cuento, Ed. Fósforo-Conarte Nuevo León, Noviembre 2008. Antólogo: Javier Perucho


Grageas, Ed. Desde La Gente, Diciembre 2007.Antólogo: Fernando Reyes


Fantasiofrenia II, Ed. Libera, Octubre 2007. Antólogo: Fernando Reyes


Cupido Negro, Ed. Café literario, Abril 2007. Antólogo: Manuel Candás


Los Mejores Cuentos Mexicanos 2005 Ed. Joaquín Mortiz, 2005. Antólogo: José Manuel Prieto


Los Mejores Cuentos Mexicanos 2004 Ed. Joaquín Mortiz, 2004. Antólogo: Eduardo Antonio Parra


Novísimos cuentos de la República Mexicana Ed. Tierra Adentro, 2005. Antólogo: Maira Inzunza


Pragmatáfora, Ed. Sogem/Deescritura, 2004. Antólogo: Fernando Reyes

*************